Pike da vida a Marla Grayson, una tutora legal profesional que es elegida por la corte (con una serie de manipulaciones) para encargarse de una mujer mayor llamada Jennifer Peterson, a quien, con ayuda de una doctora, la hace ver como una mujer que no es capaz de cuidar de si misma. Pensando que la pobre y solitaria Jen no tiene a nadie que se preocupe por ella, Marla decide encerrarla en una residencia para ancianos y comenzar a hacer un inventario de todas sus cosas con el fin de venderlas para ganar unos cuantos miles de dólares de forma no muy legal.

El problema es que Jennifer Peterson es diferente, para empezar, tiene una bolsa con millones de dólares en diamantes en una caja de seguridad en el banco, no está tan sola como aparentaba y Marla queda en el centro de una tormenta de la que podría no salir con vida.

Pero Marla Grayson nos dejó claro que ella es una leona y que no le gusta perder, así que decide enfrentar sus problemas e intentar ganar el juego para salir de su situación con muchos millones extra, aunque para eso primero tiene que derrotar al hijo de Peterson (Dinklage), quien resulta ser un brutal criminal ruso que lleva años desaparecido.