Abril, 2021.- La seguridad minera es un tema de carácter importante para la proyección de extracción de minerales en Ecuador y en el mundo. La protección de la salud y vida de los trabajadores se establece como un derecho y, por esto, el 30 de noviembre de 2020 fue aprobado un nuevo reglamento de Seguridad y Salud en el Trabajo en el ámbito minero por el directorio de la Agencia de Regulación y Control de Energía y Recursos Naturales No Renovables (ARC), con el fin de que se cumplan las mejores prácticas internacionales para garantizar condiciones seguras y saludables en todos los espacios de trabajo en las áreas mineras en las fases de exploración, explotación, beneficio, fundición, refinación y cierre de minas.

Byron Andrade, docente de la Especialización en Seguridad Minera de la Universidad Internacional SEK (UISEK), señaló el pasado lunes 12 de marzo en un webinar denominado: La ingeniería y planificación del rescate de los 33 mineros de San José, Atacama, Chile, que la seguridad minera tuvo un antes y un después tras este accidente donde tuvieron que rescatar a 33 personas de las profundidades de la tierra pues, antes de esto, los conocimientos en cuanto a rescate y seguridad minera eran muy escasos a nivel mundial.

Para esto, Fernando Silva, especialista en gestión en minería subterránea, construcción minera y vicepresidente de la Cámara Minera de Chile, dijo que, efectivamente tras este accidente se suscitaron muchos cambios en la forma de realizar minería. El compromiso del Gobierno, instituciones públicas y empresas privadas fue de mucho apoyo en la planificación del rescate de los mineros que, sin duda, dejó muchas enseñanzas.

Al encontrarse en un espacio pequeño, donde tampoco podían generar mucho ruido, los mineros no tenían cómo comunicarse con el mundo exterior. Silva señala que hubo un intento de comunicación con llantas que quemaron los mineros dentro de la cueva, pero nadie entendió el mensaje cuando el humo salió a la superficie. Para este rescate se realizaron tres planes, debido al poco conocimiento y experiencia que había en el momento sobre rescate y seguridad en minería.

Tras 33 días de perforaciones interrumpidas solo por problemas en la maquinaria, uno de los tres planes, el B, con la máquina Schramm T130, consiguió romper fondo a 623 metros de profundidad. Luego de encamisar parcialmente la perforación comenzó la extracción de los mineros. El rescate tuvo un costo de 29 millones de dólares, de los cuales dos tercios fueron aportados por el Estado y el resto por donación de empresas privadas que controlan el 80% del sector minero. Años después, la mina fue cerrada por no cumplir con las medidas de seguridad.

Pablo Suasnavas, decano de la Facultad de Ciencias del Trabajo y Comportamiento de la UISEK, indica que, los lineamientos de seguridad son de cumplimiento obligatorio para titulares mineros, operadores mineros, contratistas, subcontratistas, prestadores de servicios y trabajadores, al considerarse un trabajo muy riesgoso y que exige demanda de muchas personas en su proceso, sobre todo en Ecuador, donde para varias ciudades del país esta es una de las fuentes principales de empleo y dinero.

Es por esto que la UISEK comprometida con la sociedad y los problemas actuales, inauguró su nueva especialización en Seguridad Minera con el objetivo de formar especialistas en seguridad industrial y salud ocupacional en las diferentes fases de extracción, tratamiento, aprovechamiento, refinación y reciclado de los recursos minerales como contribución a la prevención de accidentes y enfermedades ocupacionales; además, cuenta con una Maestría en Salud y Seguridad Ocupacional con mención en Riesgos Laborales que permite complementar al profesional para identificar, medir evaluar y controlar los factores de riesgo laboral en cualquier ámbito.